Visita a la granja experimental de La Higueruela

Después de la tercera sesión de entrenamiento centrado en la densidad y dureza de la tierra durante el pasado noviembre, se decidió en aplicar un compactador de tierra en una de las regiones para poder analizar el efecto positivo a la calidad de la tierra. Gracias a la relación con Carlos Lacasta, investigador agrícola en el CSIC, este compactador fue puesto a la disposición del equipo sin coste adicional. En diciembre nuestro participante Luis Ballesteros de Illana (Guadalajara) probó el descompactador en su terreno con resultados directos. En enero, Pedro Luis Alonso (Transati), Juan Pablo Alonso (UPM) y Fenny van Egmond (Medusa) midieron la densidad de la tierra en el área tratado y en el área de control, usando un ‘penetro-logger’ y un prototipo del Medusa ROHC. El área tratado estaba muy suave y penetrable comparado con el área de control, y ya se espera que el rendimiento de los cultivos aumentará para la cosecha de este verano.

Durante la segunda semana de enero varios miembros del proyecto ‘Cultivos para la mejora de suelos’ de LIFE+ visitaron a Carlos Lacasta no solo para devolverle el descompactador de tierra que habían prestado, sino también para aprender más de su uso y experiencias anteriores. Mariano Saz, Pedro Luis Alonso, José Luis Caudevilla y Egbert Sonneveld (Transati), Juan Pablo del Monte y Hugo Fernández (UPM), y Ramon Rueda, agricultor ecológico de Otero (Santa Olalla) quedaron con Carlos y su equipo en La Higueruela en Santa Olalla (Toledo). Esta granja experimental es parte de la organización CSIC, la agencia nacional de investigación de España. Carlos tiene más de 30 años de experiencia en cultivar en terrenos sin riego, tanto cultivación convencional y ecológico, así como cultivación de conservación.

Hemos aprendido que, basado en un análisis de coste, sólo cultivación ecológico tiene sentido en los terrenos sin riego de España. Para los granjeros sería lo mejor concentrarse en los cultivos nichos y construir experiencia en una variedad de cultivos. Los datos de CSIC demuestran que durante un tiempo de 30 años los mejores resultados fueron obtenidos incorporando los subproductos (ej. paja) usando un cultivador. Fertilización proactivo produjo menos rendimiento que se esperaba y simplemente es muy cara. Los datos también indican que la influencia de la lluvia es el factor más importante en definir la gran cantidad cosechada.

Como el agua se está haciendo más escasa en España, será importante concentrarse en los modelos de bajo coste (sin fertilizante químico y caro), y especies de cultivos indígenas y resistentes a la sequía, minimizar labranza, asegurar rotación de cultivos (garbanzos, arvejas y girasoles) y descompactación sistemático de la tierra inferior (una vez cada 3 o 4 años) para mejorar la oxigenación y la penetración del agua y raíces.

Además, Carlos estaba convencido que manejar las tierras erosionadas (principalmente por niveles excesivos de labranza en las pequeñas colinas) es necesario para, primero, restaurar estas tierras a través de reforestación. Si no hay una capa mínima de tierra sana, un granjero aplicaría una gran cantidad de fertilizante sin resultados! Desde su punto de vista la restauración de los terrenos degradados a través de reforestación es uno de los desafíos más importantes de España para aumentar el rendimiento de los terrenos en secano y para mejorar la resistencia de las tierras cultivadas. Respeto a esto, Carlos promociona el concepto de agrosilvicultura con árboles “económicos” como una manara de moverse para delante, y la experiencia de CSIC en el pistacho, almendra e higo demuestran que estos tipos de especies aumentan el valor directo a los terrenos.

Noticias Cultivos Tradicionales